Los beneficios y tips de las abejas son de todos y para todos. ¡A compartir!

  • Ana María Ariza

Una terapia en La Sierra: Así se recupera un corazón de un desamor.

“Sanándome en Teyuna - Ciudad Perdida”.

Por: Ana María Ariza Buitrago


Terapia en La Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia.


“La conexión con la Madre Tierra es indispensable. Sabemos que vienen a soltar y a recargar energías a la Sierra Nevada, ella es de ustedes, utilícenla y consérvenla”, Fermín, indígena Tairona".


Subiendo por el río Amazonas, plantas verdes flotantes conocidas como buchones, adornan el camino acompañadas por árboles frondosos de la misma familia del manglar, son los renacos, y le dan la bienvenida a la selva Amazónica. Vibrante, es el recorrido que conduce a San Pedro de los Lagos, localizado a dos horas de Leticia en el centro del sistema lagunar de Yahuarcaca, donde reside una de las comunidades indígenas más antiguas de Colombia, los Ticunas.



Terapia en La Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia.

En enero de 2019 visité San Pedro para asistir a un taller de fotografía documental y en ese maravilloso lugar, conocí a Matilde, guía espiritual de los Ticunas quien me ratificó lo que por años trataba de descifrar. “Eres un alma libre, perteneces al clan de los paujiles que son aves alegres, viajeras y exóticas. Son hermosas, coloridas, inteligentes, y adaptables a nuevas circunstancias. Sé libre y vuela alto Ana María”, dijo Matilde.


A finales de 2020 en medio de una pandemia sin precedentes y de un confinamiento descomunal, reafirmando las palabras de Matilde, como toda una paujil me enamoré, me estrellé y viví una desilusión sentimental.


Retomé las consultas con mi terapeuta, tratando de encontrar el para qué de esta situación la cual carecía de sentido. ¿Cuándo tiene sentido un corazón partío? Gracias a mi amiga Stephanie, me salí de mi zona de confort y me escapé al sendero ecoturístico Teyuna-Ciudad Perdida. ¡Y qué mejor terapia que la Sierra Nevada de Santa Marta!


Terapia en La Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia.

Llegué a Santa Marta el viernes 19 de marzo al final de la tarde a encontrarme con Stephanie en el hotel Masaya, en el centro de la ciudad. Cenamos y nos fuimos a descansar ya que los cinco días que iniciábamos requerían de un inmenso esfuerzo físico, pero sobre todo mental.


El sábado madrugamos a Teyuna Tours en donde conocimos a nuestro guía Isidro y a Karina, la intérprete, quien nos acompañó en nuestra travesía ya que en el grupo el idioma más hablado era el francés. De ahí salimos hacia Machete Pelao al restaurante de Neyla, y emprendimos nuestro camino.


Fueron cinco días de trekking intensos, adentrándonos en el sistema montañoso litoral más alto del planeta y recorriendo caminos ancestrales de las comunidades Koguis, Arhuacos, Wiwas y Kankuamos, descubriendo además el vestigio arqueológico más importante de la cultura Tairona.


La mujer indígena ha sido la que preserva y transmite las tradiciones dentro de su comunidad y según sus creencias, ella es la tierra y la madre. Por ello, recorre la Sierra Nevada descalza, creando una conexión profunda con la Madre Tierra donde recibe los conocimientos que necesita a lo largo de su vida.


Y yo, sumergida en esa Sierra, sintiéndome abatida por el desamor le pedí a la Pachamama que me sanara el corazón, que me ayudara a seguir adelante con la frente en alto y fortalecida.


En la madrugada del segundo día me levantó en el campamento de Adán un insoportable dolor en mi mano izquierda. Confundida pensaba que me la había maltratado al dormir e intentaba moverla, pero el dolor no me lo permitía. Tomé unos analgésicos y me esparcí cremas sin mejorar. Le hablé a mi mano izquierda pidiéndole perdón por el convencimiento del poder de mi mente y de mi cuerpo, solté todo el bagaje con el que arribé a la Sierra.


Los susurros sanadores de su majestad la Pachamama arrullaron mi caminata a Teyuna, sanando mi mano pero sobre todo mi corazón. Este es un viaje surreal el cual discurre bajo los amaneceres apoteósicos del sol ardiente que deshace la niebla matutina, la refrescante lluvia que sacude la humedad del día, la selva, el río Buritaca, las montañas y todo lo imponente de la Sierra Nevada; la luna, el frío nocturno y el cielo estrellado. Es la oportunidad para conectar y recibir los regalos de la Gaia.


Terapia en La Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia.

La diversidad de la fauna y la flora del camino, la conveniencia de interac